Búsqueda de blogs
Artículos Recientes

Receta de chipirones con cebolla confitada

Publicado en19/02/2018 168
Favorito0
Receta de chipirones con cebolla confitada
Esta semana, en nuestro blog semanal hablaremos de las cebollas confitadas. Pero para ello vamos a utilizar una variante de cebolla muy francesa como es la chalota. Ya que estamos en una tienda online de producto gourmet francés, nuestra receta será con un producto de Francia aunque os dejemos una receta muy española.

Las cebollas confitadas, un gran aliado en la cocina

Las cebollas confitadas, o el confitado de cebolla chalota es un producto delicioso y siempre viene bien tenerlo en nuestra despensa. Es un gran aliado para tus platos y además quedarás de maravilla con tus invitados. Estas cebollas van muy bien con cualquier tipo de carne (cerdo, ternera, aves, caza, etc) y con muchos pescados. Le da ese punto dulce que hace que todo el sabor del plato se funda en nuestro paladar. Además, una vez abierto, se conserva divinamente en la nevera, para que lo vuelvas a utilizar cuando lo necesites. 

Pero, sabemos ¿qué es una chalota? En las tiendas, muchas veces se anuncia como cebolla francesa. Pues bien, se trata de un bulbo similar a una cebolla pequeña (las de ración) muy apreciada en Francia. Tiene propiedades digestivas y diuréticas. Cuenta además con buenas cantidades de vitaminas B6, B9, A y C, manganeso, hierro, fósforo y potasio. Como veis tiene muchas propiedades estupendas para nuestra salud. Es un ingrediente muy completo. ¡Qué maravilla!

Es un condimento muy digestivo, más que la cebolla y que el ajo. Esto hace que incluso las personas con estómagos más delicados, puedan consumirla sin riesgo a que les provoque problemas digestivos. Tened en cuenta que ya está cocinada, con lo que no estamos ante un producto crudo. Así que ¿por qué no hacer uso de ella en muchas de nuestras comidas? 

La semana pasada, os hemos compartido en nuestras redes sociales una receta maravillosa de un gran cocinero. Y hemos pensado que era una buena idea plasmarla en nuestro blog semanal para que podáis hacer uso de la misma cuando más os apetezca. Aunque tenemos que decir, que por supuesto le hemos dado nuestro toque personal. Se trata de una receta del gran Juan Mari Arzak, cocinero de renombre en el mundo entero. Y no podíamos presentar otra cosa que no fuera una receta típica de su tierra: El marmitako. Este toque personal del que hablamos, es que utilizamos el confitado de cebolla chalota, mientras que en la receta original se usan chalotas glaseadas. Pero si bien, no nos queremos comparar con el gran maestro de la cocina, sí que hemos querido darle un toque Gourmet Fan. Porque las recetas saben mejor cuando les damos un giro muy personal. 

  

cebolla-confitada

  

Receta de marmitako de chipirones con cebolla confitada, a nuestra manera

Se trata de un plato que tradicionalmente se realiza con bonito y que es estrella en los concursos gastronómicos de Cantabria o País Vasco, especialmente en las zonas costeras. Hay infinidad de recetas de este plato, incluso una versión vegana donde se sustituye el pescado por algas. Pero hoy, os aportamos una receta diferente donde vamos a sustituir el atún por chipirones. Esto le dará un toque de distinción a la receta. 

Marmitako de chipirones con cebolla confitada. Veamos los ingredientes necesarios para 4 personas; 

  • 500 g de chipirones de anzuelo
  • 600 g de patatas
  • 3 pimientos verdes
  • 1 cebolla blanca
  • 5 pimientos choriceros
  • 2 cebollas rojas
  • 2 dientes de ajo
  • 0,75 L de fumet de pescado
  • 2 cucharas soperas de tomate hecho
  • 2 dl de aceite de oliva
  • perejil picado 
  • sal
  • Confitado de cebolla chalota Gourmet Fan

Hay que colocar previamente los pimientos choriceros en agua durante una hora. Pasado este tiempo, extraer con un cuchillo la pulpa y reservar. 

En una cazuela con un 1dl de aceite, poner los ajos y las cebollas rojas muy picadas. Dejar dorar suavemente. A fuego lento, dejamos esta preparación hasta que la cebolla esté muy deshecha (aproximadamente una hora). Hay que añadir entonces la pulpa de los pimientos choriceros y las cucharas de tomate. Esperamos otros 15 minutos, y pasado este tiempo pasamos la mezcla por el chino. 

En una sartén aparte ponemos la cebolla blanca y el pimiento verde (ambos muy picados). Cuando tomen color, añadir las patatas cascadas (en trozos regulares y pequeños). Deja rehogar durante unos 5 minutos. Echar entonces el fumet de pescado, que cubra bien las patatas y añadir la preparación de pimientos choriceros que hemos pasado por el chino. Sazona y deja cocer hasta que las patatas estén a tu gusto y el caldo haya reducido. Debería quedar una salsa espesa. 

Por otro lado, saltea a fuego vivo los chipirones o hazlos a la plancha. Una vez los tengas dorados; los mezclas con el guiso anterior. Lo justo para darles un hervor. Si queda caldo, escúrrelo para que sea un plato "de cuchara" pero de lujo. El sabor quedará pero no arriesgamos a mancharnos con salpicaduas. Espolvorea por encima perejil picado.

Anteriormente hemos dado un golpe de calor a nuestro confitado de chalota. A la hora de servir ponemos una cama (un par de cucharas soperas) de nuestro producto gourmet francés. Por encima, añadimos una ración de nuestro marmitako.  El éxito está asegurado. 

Tal y como os hemos comentado en un principio, es también una guarnición perfecta para muchas carnes. Haciendo especial hincapié en el pato. Tanto magret como foie-gras. Pero seguro que a vosotros también se os ocurren ideas geniales para aplicar este ingrediente. 

Bon Appétit! 

Productos relacionados
Dejar un comentario
Deja tu comentario
Menú
Ajustes

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Iniciar sesión

Crear una cuenta gratuita para usar lista de deseos.

Iniciar sesión